Inicio Opinión Los Suspirantes… El PRI y su Cacería de Brujas

Los Suspirantes… El PRI y su Cacería de Brujas

0
Compartir

Por: Nicolás Casimiro / www.atiempo.mx

Los que ahora se sienten dueños del PRI en Michoacán están desatados en su búsqueda de culpables de la derrota en la elección por la gubernatura y han emprendido una “cacería de brujas”; siguen buscando a los responsables afuera, sin considerar que ellos mismos pueden serlo

Morelia, Michoacán.- Los que ahora se sienten dueños del PRI en Michoacán están desatados en su búsqueda de culpables de la derrota en la elección por la gubernatura y han emprendido aquello que normalmente se conoce como una “cacería de brujas”.

El principal responsable de lo ocurrido en la elección por el gobierno de Michoacán, de acuerdo con el ex candidato Ascensión Orihuela Bárcenas y el dirigente estatal, Agustín Trujillo Íñiguez, sería el ex gobernador Fausto Vallejo Figueroa.

Al cuatro veces alcalde de Morelia incluso lo han amenazado con expulsarlo del partido por haber apoyado la campaña del adversario político y eventual ganador de la contienda, Silvano Aureoles Conejo.

Pese a que reiteradamente, al menos de manera pública, Fausto Vallejo aseguró que votaría por los candidatos de su partido, “me guste o no”, lo cierto es que Chon Orihuela y Agustín Trujillo, a través de un medio local, han filtrado supuestos audios que incriminan al ex mandatario y a dos de quienes han sido desde hace años unos de sus más cercanos colaboradores, padre y hijo.

Lo que no han dicho, y ni el susodicho medio de comunicación se ha preocupado por cuestionar, es de qué forma se habrán obtenido esos audios en los que Vallejo Figueroa considera que a Michoacán no le va a ir bien si gana Orihuela Bárcenas y opina que Silvano Aureoles es la mejor opción por haber gestionado tal vez hasta más de 10 mil millones de pesos para el estado.

Sin afán de defenderlo, porque el ex alcalde de Morelia tiene para eso muchos seguidores incondicionales, yo estoy convencido de que en lo privado todos los políticos piensan y dicen cosas que son políticamente incorrectas o inconvenientes, pero no necesariamente las dicen públicamente o las llevan a cabo.

Por el contrario los dichos públicos, ante medios locales y nacionales de comunicación, habrían de ser los válidos para manifestar el apoyo, el respaldo, hacia cierto proyecto. Y en ese sentido, Fausto Vallejo hizo lo que desde el arranque de la campaña le exigió Trujillo Íñiguez, se pronunció a favor de los candidatos del PRI, aunque también es evidente que el ex gobernador no estaba cómodo con algunos de ellos.

El equipo que hoy comanda al PRI en Michoacán, está buscando afuera a los responsables de esas derrotas, cuando yo sostengo que están adentro, en aquellos que orquestaron las imposiciones de candidatos, desde el abanderado a la gubernatura hasta el último candidato a regidor; en aquellos que buscaron segregar y reducir a aquellos grupos que en los últimos 15 años habían venido siendo mayoritarios al interior del PRI en la entidad; en aquellos que designaron a candidatos a alcaldes y diputados que no le sumaron votos al candidato a gobernador, y que por el contrario, le restaron.

Basta con hacer un poco de memoria: Independientemente de lo ocurrido después, que fue un tremendo fiasco, en 2011 -e impulsado por el proyecto nacional de Enrique Peña Nieto- el priísmo michoacano alcanzó una unidad que no se había logrado en los 15 años previos.

Fue así, que por instrucciones superiores de aquellos que querían dar continuidad a la seguidilla de victorias que le venía planchando el camino al candidato presidencial, se unieron los grupos dominantes de Jesús Reyna García, de Fausto Vallejo y de Chon Orihuela, lo que en conjunto con otros factores, derivó en un triunfo electoral, que no se tradujo precisamente en el gobierno que se había prometido.

Por el contrario, en este 2015 lo que vimos fue a un grupo que pretendía imponerse y pisotear a los demás. El resultado…, ya lo sabemos.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA