Inicio Opinión Contemplando la creación/P. Ángel Espino García

Contemplando la creación/P. Ángel Espino García

0
Compartir

LA REVOLUCIÓN O RENOVACIÓN EN LOS CAMBIOS SACERDOTALES

“Una cascada es más bella y poética que un estanque de agua remansada”

1.- Había una vez un águila de 40 años de edad que vivía en lo más alto de la montaña. Sus alas estaban desgastadas. Se dijo: ¡O renovarse o morir! Decidió encerrarse en la grieta de una peña y con su pico se quitó pluma por pluma, también las uñas y el pico hasta quedar sin nada. Fueron pasando los días y los meses, mientras el águila sufría hambre, sed y soledad. Le fueron saliendo pequeñas plumas, uñas nuevas y pico nuevo. Los sufrimientos y los seis meses valieron la pena. ¡El águila se renovó!

2.- ASÍ EN LOS CAMBIOS DE SACERDOTES. La gente llora cuando se va el Padre. Aunque no todos. Sembró la mejor semilla que existe: la Palabra de Dios. Perdonó a muchos pecadores en la confesión. Ungió enfermos.  Hizo hijos de Dios a muchos niños que eran simples creaturas. Soportó críticas, enojos y desprecios, pero también recibió el saludo sincero y el afecto de las personas, que con fe veían en el hombre al representante de Cristo, que a pesar de sus debilidades, es un instrumento de la gracia.

3.- LOS CAMBIOS EN ZITÁCUARO.- A los Párrocos Wili de Jungapeo. Mariano Colín de San Juan, Jesús Medina del Más Grande Amor, Jaime Alvarado de Ocampo, Francisco Chávez de La Encarnación, Jorge Francisco de la Santísima Trinidad, Aurelio Tapia de Los Remedios, Humberto García de San José, Dios les pagará por el gran apostolado que realizaron en sus Parroquias y en la Foranía. Ahora les toca continuar ese trabajo a los Padres Jaime Alvarado, Luis Miguel, Guillermo Moncada, Saúl Saucedo, Serafín, Martín Cruz, Jorge Francisco y Gustavo quien hizo un excelente papel en Cáritas diocesana. ¡Bienvenidos y a trabajar unidos!

4.- CONCLUSIÓN.- La vida es preciosa pues el sol sale cada día. Lo que hoy resulta triste, mañana lo verás mejor, pues cada noche una estrella brilla para ti y te acompaña. Cuando las fuerzas comiencen a flaquear: ¡Pon tu confianza en Dios! Cuando tengas un buen amigo ¡Consérvalo! Es el mejor regalo, pues nunca te fallará. Cada día al levantarte, da gracias a Dios. Así podrás tener esa paz interior que el mundo no puede dar. ¡Muchas gracias a los que se van y bienvenidos a los que llegan! La Iglesia de Cristo no puede morir. ¡Salvemos lo verde!