Inicio Opinión Contemplando la creación /P. Ángel Espino García

Contemplando la creación /P. Ángel Espino García

0
Compartir

LA FIESTA DEL CORPUS CHRISTI EN ZITACUARO

1.- Cuentan que un hombre llamado Juan se perdió un día en una inmensa selva. Probó varias veredas para salir, pero volvía al mismo lugar. Aún le quedaban otros senderos, pero estaba muy fatigado y se sentó a  descansar. En eso llegó otro viajero que andaba también perdido. Los dos  cambiaron información y descubrieron que habían recorrido los mismos caminos y llegaban al mismo sitio. Se rieron de sí mismos e iniciaron juntos una nueva ruta. Caminaban contentos, compartiendo las experiencias vividas. Olvidaron el hambre y el cansancio e iban de buen humor. Por fin, unidos con la nueva ruta, llegaron al lugar deseado.

2.- ASÍ EN LA REALIDAD.- La Vida es como una selva grande donde a veces nos perdemos y nos sentimos confundidos; pero si compartimos nuestra fe y experiencias, cuidando la unidad, la fe y la paz, el viaje será feliz y placentero, hasta llegar a la meta deseada. La vida sin Dios, no vale nada. Sin Dios, todo es duda y oscuridad. Sin Dios, nos perdemos en las diferentes rutas e ideologías. Separados de Dios, estamos ciegos y perdidos. En cambio con Dios, hay luz y alegría. Con Dios, caminamos seguros y sin miedo. Con Dios, hay verdad y esperanza. Con Dios, tenemos paz en el corazón. Dios nos ama y nos adopta como hijos por medio de Jesucristo nuestro Señor. ¡Gloria a Dios!

3.- EL COLOR DE LA FIESTA.- Alrededor de 3 mil personas tomaron parte en la procesión. De manera oportuna los Presbíteros habían tomado acuerdos para la organización y distribución de las actividades. El jueves 31 de mayo a las 5 de la tarde se fueron reuniendo las comunidades de las diferentes parroquias de la ciudad. En una gran custodia sobre un bello carro alegórico, lucía entre flores y hermosos arreglos el Santísimo Sacramento del altar, vitoreado y aplaudido por los cánticos y las oraciones de los feligreses. Los jóvenes y adolescentes sin cansarse gritaban porras y vivas a Jesús Sacramentado en las calles Hidalgo, Mora del Cañonazo y Moctezuma, hasta llegar al auditorio de la secundaria uno, abarrotada por los miles de feligreses y simpatizantes de la fe católica. Nuestro reconocimiento al P. Agustín García Celis con su equipo, responsable de la Liturgia. Igualmente, a todos los participantes.

4.- QUIÉN PREDICÓ, CÓMO PREDICÓ Y QUÉ PREDICÓ. Monseñor Hércules fue el predicador. Predicó en forma muy bonita, tranquila, sencilla y entendible para todos y cada uno. Con el ejemplo de las naranjas, fue desenvolviendo el tema eucarístico hasta llegar a la transubstanciación. El canto litúrgico de los niños de Túxpan, fue una delicia. Al final todo era paz, alegría y fraternidad, mientras la luna flotaba en el espacio como un globo blanco y las estrellas comenzaban a tiritar de frío. El auditorio se despejó y la gente se dispersó. Fue un día hermoso en el cual se compartió la fe. ¡Salvemos lo verde!