Inicio Opinión Contemplando la creación/ Por: Ángel Espino García

Contemplando la creación/ Por: Ángel Espino García

0
Compartir

 LA SEMANA DE ESTUDIO EN LA ZONA SAN JOSÉ

1.- Cuenta Esopo que un hombre tenía diez hijos. Unos se llevaban bien pero otros mal. Un día el papá enfermó de gravedad y llamó a sus 12 hijos para darles un consejo. Mandó traer 12 varas e hizo un manojo, pidiendo a cada uno que las rompiera. Nadie pudo. Desató el manojo, tomó una vara, la dio a un hijo y la rompió. Dijo el papá: hijos, si ustedes se dividen cualquiera los vencerá, pero si se unen, nadie les ganará. Esto nos recuerda que la unión hace la fuerza. Si los débiles se unen, serán fuertes. Si los fuertes se dividen, serán débiles y cualquiera los derrotará.

2.- ASÍ EN LA SEMANA DEL ESTUDIO SACERDOTAL.- Alrededor de 50 sacerdotes se reunieron de lunes a viernes para estudiar, renovar su mente y unificar criterios en vistas al trabajo pastoral de la Zona San José. Los temas fueron impartidos en forma sencilla y bien documentada, por los padres, licenciados y doctores: Manuel García, Antonio Paniagua, Javier Solís, Jesús Chicano, Salvador Vázquez, Leopoldo Sánchez y Jaime Oseguera. La espiritualidad estuvo a cargo del Padre Agustín García Celis y su compañero de fórmula de ciudad Hidalgo. Gracias a los padres de Túxpan, a los Foráneos y participantes, todo salió de forma excelente.

3.- EL CONTENIDO: LA IGLESIA INSTITUCIÓN Y LA IGLESIA PUEBLO DE DIOS.- A la muerte de Jesús, los primeros cristianos sufren persecución, cárcel y martirio. En medio de las adversidades se va propagando el evangelio y se forman pequeñas comunidades. A dichas comunidades de Cristo se les llamó “Eclesia”. Se entendía que Cristo sigue viviendo en los creyentes. En la última cena Jesús había proclamado una “Nueva Alianza”, y después de la resurrección dio un mandato: vayan por el mundo entero a predicar mi Evangelio. Mucho trabajo costó desligarse de algunos ritos judíos. Las discusiones y las dolorosas divisiones se solucionaron en el año 50 en el Concilio de Jerusalén. En Roma y en todo su imperio, durante 300 años hubo persecuciones, cárceles y miles de martirios, hasta que el emperador Constantino con los ruegos de su madre Santa Elena, tuvo el valor de declarar que la fe cristiana sería en adelante, la fe del Imperio. Aunque hubo enemigos, las mayorías querían bautizarse, y así fue como floreció la Iglesia en Occidente.

4.- ¿QUÉ ES LA CATARINA? Antiguamente era una hacienda. Ahora es un lugar primoroso, amplio, verde y cómodo. Por este conducto, muchas gracias a la señora Marcela y a sus estimados hijos. El estudio es muy importante para estar al día. Bien dijo Alberto Camus: “En lo más profundo del invierno, aprendí que dentro de mí, hay una primavera invencible” Dios les pague. ¡Salvemos lo verde!