Inicio Opinión Mi mejor apuesta es vivir/Por Gaby Soto

Mi mejor apuesta es vivir/Por Gaby Soto

0
Compartir

Escribir puede ser muy fácil, cuando hablas solamente de cosas superficiales, pero cuando permites que tu alma hable se convierte en un proceso que muchas de las veces duele. Escribir con el alma te identifica con los otros seres humanos que te leen, hay quienes han recorrido tus mismos caminos, han enfrentado tus mismos miedos y han convertido en un reto el vivir. Apostar todos los días es un riesgo, hay que quedarse con lo que vale más, lo que no puedes comprar con dinero.

La vida me ha enseñado que lo más importante de nuestra vida, nuestros tesoros son nuestra familia: Nuestros padres, nuestros hijos y la pareja que nos acompaña sobre todo cuando los caminos se vuelven difíciles. Porque cuando todo te va bien, las manos que te saludan son muchas, las sonrisas, las palmadas en el hombro, los abrazos y los elogios sobran. Cuando la suerte no está a tu favor se irán los que no son tus verdaderos amigos. Pero permanecerá contigo tu familia.

Muchas veces la vida va a ofrecernos el éxito, el poder, un buen trabajo y ser el centro de las atenciones. Pero cuando se pueda percibir mayor seguridad, la vida y la fortuna pueden cambiar, hay que estar preparados para los caminos llenos de recovecos, de soledad, de traiciones, de angustia y de dolor. Todo será pasajero, y lo único con lo que contaremos será: con nuestra propia fuerza, nuestra familia y con Dios. También se vale llorar, porque es sano desahogarse, el dolor trae enseñanza.

El tiempo es un excelente maestro y termina por acomodar cada cosa en su lugar, cada cosa a donde naturalmente corresponde. Mientras corremos tras el éxito, en casa esperan nuestros pequeños hijos, con sus bracitos extendidos esperando un abrazo y un beso antes de dormir. Ellos nuestros hijos solamente nos piden un poco de tiempo, cuando ya se cansaron de demandar nuestro tiempo y crecen, cambian las peticiones de cercanía por las cosas materiales.

Por ello sí me lees y eres una madre o un padre joven, aprende de lo que otros ya hemos recorrido, de todos los errores que ya hemos cometido y de ese mensaje especial que nos han dado los años. Hoy abraza a los que amas y demuéstrales lo importante que son para ti, muchas de las veces no hay un mañana. La vida me enseño que lo más importante es el hoy. Camina por la vida con tranquilidad, saboreando las alegrías y reflexionando las tristezas, perdonando a quien te lástima.

La conquista de los sueños es una necesidad, como seres humanos trabajemos en eso que anhelamos, sin dejar de lado lo más importante en nuestras vidas. Acompaña a tus hijos de niños y también de adultos, nunca serán lo suficientemente mayores para que dejes de preocuparte por ellos. Un consejo para alguien que amas, nunca le hará daño, ni le sobrará. El amor es un sentimiento tan hermoso, que todo lo transforma para bien. Ama con todas tus fuerzas, con todo tu ser y da lo mejor de ti siempre.

Sé lo suficientemente apasionado para hacer que tu estancia deje huella, vivir con pasión llenará de color no solamente tu mundo, también el mundo de quienes te rodean. La pasión y el amor son dos fuerzas con un poder tan grande que mueven al mundo. Vivir es apostar, reservándote en la apuesta lo más importante, eso nunca debes ponerlo en riesgo. Mi vida ha sido tan rica en tropiezos, como en sueños, pero me ha gustado vivir de esta manera, he sido feliz a mi modo.

La felicidad de cada uno de nosotros depende solamente de nosotros mismos. No busquemos hacer responsable a nadie más. Nuestro destino lo define nuestro valor o cobardía, nuestra actitud y las ganas de vivir. Sí algo no te gusta puedes cambiarlo, pero no vivas toda una vida culpando a otros de lo que no arreglaste. El valor nos permite romper estereotipos, rebasar barreras, mostrarnos como somos, enfrentarnos al mundo, siendo honestos con nosotros mismos, importándonos a nosotros lo que hacemos y nuestra congruencia. La cobardía nos hace escondernos del mundo y de nosotros mismos, siendo lo que no somos.

Atrévete a vivir con responsabilidad, ayudando a todo aquel que por circunstancias del destino se cruce en tu camino, la vida es como una carrera de estafeta, tú ayudas a unos y otros te ayudan a ti. Vivir para servir es la llave al éxito. Sirve cada que puedas y tengas la oportunidad. Cada ayuda brindada llenara tu mundo de felicidad, porque se disfruta más de lo que das que de lo que recibes. Por ultimo nunca te olvides de Dios, él está a tu lado siempre, pero aún más cuando más lo necesitas.