Inicio Opinión AUMENTA LA DEMANDA DE CARNE EXÓTICA/ Por: P. Ángel Espino García

AUMENTA LA DEMANDA DE CARNE EXÓTICA/ Por: P. Ángel Espino García

0
Compartir

Contemplando la Creación

1.- Había una vez un gallo muy caballeroso que buscaba cada día alimento para sí y para sus gallinas. Los pollos y las mamás eran felices con su patrón. Un día el gallo no encontró maíz ni trigo y sus creaturas pasaban  hambre. Entre la basura el gallo vio una gema de colores y dijo: si mi amo  te hubiera encontrado, te vendería en gran precio, pero a mí de nada me sirves. Prefiero unos granos de maíz a todas las joyas del mundo.

2.- ASÍ EN LA ECOLOGÍA.- El animal obra por instinto pero el hombre debe obrar por la razón. Los bienes de la naturaleza no han sido valorados en forma suficiente. Dios nos ofrece nubes, lluvia, bosques, oxígeno, clorofila, pájaros, plantas, flores, cadenas alimenticias y sistemas ecológicos que son la base de la vida y forman “el capital ecológico de la tierra”. El hombre prefiere el billete y las piedras preciosas a costillas de los bienes ecológicos del planeta que nos dan vida y salud.

3.- LA VOZ DE LA IGLESIA.- Dice el Papa Francisco: “No puede ser real un sentimiento de íntima unión con los demás seres de la naturaleza si al mismo tiempo en el corazón no hay ternura, compasión y preocupación por los seres humanos. Es evidente la incoherencia de quien lucha contra el tráfico de animales en riesgo de extinción, pero permanece indiferente ante la trata de personas, se desentiende de los pobres o se empeña en destruir a otro ser humano. Esto pone en riesgo el sentido de lucha por el ambiente. No es casual que, en el himno donde san Francisco alaba a Dios por las creaturas, añada: “Alabado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor”. Todo está conectado”. (L. S. # 91)

4.- LA DEMANDA DE CARNE DE ANIMALES SALVAJES ES UNA AMENAZA.- Los indígenas de gran parte de África llevan siglos cazando de manera sustentable para comer. Pero en los últimos 20 años, la cacería se ha disparado porque un grupo de personas quiere tener dinero, ofreciendo carne exótica a varios restaurantes del mundo. La explotación maderera  facilita la caza de animales salvajes para consumo, lo cual lleva a la extinción de especies. Entre la cacería más apreciada están los gorilas, orangutanes, elefantes e hipopótamos, pues dicen que es una carne de exquisito sabor. Los turistas ricos pueden encontrar carne de animales salvajes en un menú de París, Londres, Nueva York, Toronto, El Congo y Camerún. La clientela opulenta considera que la carne de gorila es fuente de posición social y de poder político y económico. ¿Cómo ve usted la hermosa y fascinante ecología? Por dinero, se pierden los mayores bienes sociales. Conclusión: “Evitemos aquellos remedios que suelen ser peores que la enfermedad”. ¡Salvemos lo verde!